Marcha Negra. Protesta de los mineros.

Como si de un ejército victorioso se tratara, el pueblo de Madrid recibía entre abrazos y consignas como “Madrid obrero está con los mineros”, y tras varias semanas sobre el duro y ardiente asfalto de las carreteras españolas, a tres columnas compuestas por unos 200 mineros del carbón procedentes de Aragón, Asturias, León y Puerto Llano.

Esta decidida y larga marcha es la más reciente esperanza de muchos ciudadanos que se han volcado con estos trabajadores del carbón por su valentía y decisión a la hora de defender sus derechos, inédita en unos últimos años en los que la resignada aceptación de la realidad parecía campar a sus anchas.

La mayoría ha sentido como propia una causa que, sin ser la suya, representa la de muchos que han despertado y reaccionado gracias al valor demostrado por estos trabajadores, más allá de improcedentes debates sobre la necesidad de las minas para la futura economía del país, y sin entrar a valorar si son legítimas sus reclamaciones. Simplemente reconocen el derecho a defender que sean cumplidas unas promesas hechas por unos políticos en su día y que, una vez más, han vuelto a ser incumplidas, como las de tantos otros hombres y mujeres que se han visto así identificados con la causa minera.

Este nuevo engaño, esta frustración, este hartazgo ha sido la gota que ha colmado el vaso para estos mineros y para un gran sector de la población, cansada también de unos brutales recortes sociales que parecen no acabar nunca y que ha contribuido a contemplar con simpatía el levantamiento minero.

Por este motivo, la “marcha negra” ha sido recibida con los brazos abiertos y la generosidad inherente al pueblo en cada población donde han recalado, y que tras agotadoras jornadas culminó el 11 de julio en la capital española para protestar por sus calles y ante la sede del Ministerio de Industria por la drástica reducción en un 63% de las subvenciones a la minería para este año, lo que prácticamente la condena.

Exhaustos y emocionados, los trabajadores del carbón han recibido besos y sinceros abrazos de una multitud que solo quería tocarlos y aclamarlos cual héroes. Guadalajara ha sido una de las provincias que la marcha del carbón ha atravesado camino de Madrid, y donde los mineros han sido bienvenidos con cálidas muestras de solidaridad y refugios donde reponer fuerzas y aplacar el hambre, la sed y el cansancio.

Pero no todo han sido reivindicación, también se han producido numerosas detenciones y heridos, la mayoría en la capital, derivados de la dura represión policial durante las diversas manifestaciones de apoyo a los mineros. Las protestas del carbón aún continúan por diversos puntos del país junto a una huelga en el sector de la minería que ya suma 53 días.

Texto: Yolanda Calvo.

Fotografía: Nacho Izquierdo y Rafael Martín.

Anuncios